Encuentro entre Marta Alonso, Juanma Romero y David Couso

COMPARTIR
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Para conmemorar los diecinueve años del asesinato del cámara José Couso durante la invasión de Irak, a causa del impacto de un proyectil que dispararon tropas norteamericanas, vuelve al Teatro del Barrio El fuego amigo: un monólogo teatral de la compañía Vuelta de Tuerca, que interpreta Marta Alonso y escribe y dirige Juanma Romero, y se basa en aquel ataque al Hotel Palestina de Bagdad. Las representaciones serán el 7 y el 8 de abril: esta segunda fecha coincide con el día que acabaron con la vida del periodista, y también este jornada, tras dos años de parón por la pandemia, la Asociación de Hermanos, Amigos y Compañeros de José Couso reanudará sus concentraciones para reclamar justicia por aquel crimen. En esta ocasión, la convocatoria es frente a la sede del Ministerio de Justicia (San Bernardo, 42), a las 19:00hs.

 

El 8 de abril de 2003 la invasión de Irak por Estados Unidos estaba casi consumada. Las tropas americanas ocupaban las posiciones que había dejado el ejército de Saddam Hussein, que huía en desbandada. Esa mañana se atacaron, en una operación coordinada por el ejército de los Estados Unidos, tres señales de televisión que emitían en directo: la sede de Al-jazera, Abu Dabhi TV y la señal de Reuters en el Hotel Palestine. 

 

Alrededor del mediodía, cuando se registraba un intercambio de artillería en el puente de Al Jumhuriya, sobre el río Tigris, uno de los tanques M1A1 Abrams de la división Alpha levantó su torreta y disparó contra el ala norte del hotel. Allí, desde los balcones, los periodistas seguían el conflicto. La carga impactó de lleno en los pisos 14, 15 y 16. En el 14 estaba filmando Couso. Como resultado de ese ataque, murió Tareq Ayoub (productor de Al-Jazeera), decenas de heridos en Abu Dabhi TV y la muerte en el acto de Taras Prostyuck, de Reuters, y heridas de muerte a José Couso.

 

Después, dolor y un laberinto judicial: varios archivos de la causa en la que se procesó a tres militares estadounidenses acusados de un delito contra la comunidad internacional. Reaperturas, la posición de la Fiscalía siempre en contra de la investigación. La pasividad de los gobiernos, el rechazo de Estados Unidos a colaborar, las filtraciones de Wikileaks. Y detrás, la familia, los amigos y los compañeros de Couso batallando.

 

Esta obra persigue “preservar a José Couso en la memoria y, con él, a todos los periodistas y civiles ejecutados impunemente en la guerra”, expresa la compañía. “Hay algo en esta muerte que nos conduce a un lugar inesperado. La tragedia une de forma rotunda: la honestidad de un reportero en guerra con el despotismo de los que la crearon; el duelo de una familia española con el desgarro de la población iraquí; la mira de un tanque Abrams con el objetivo de una cámara Betacam”.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.