Ningún hombre me llevará a la cumbre

Fechas y Horarios

Del 25 al 28 de marzo

Jueves y viernes. 19:30h

Sábado y domingo. 17h

Duración

45 minutos

Precios

Venta online y anticipada. 16€

En taquilla, el día de la función. 18€

Localidades agotadas

Si quieres regalar entradas, selecciona aquí tu tarjeta regalo

Sinopsis

Ningún hombre me llevará a la cumbre es una pieza en solitario de Celeste González, creada en 2019 y estrenada en el Teatro Circo de Murcia para el II Congreso Internacional de Artes y Diversidad,  que ese año versaba sobre: “Identidad, tránsito, territorio y violencias”.

Los conceptos Identidad, Tránsito, Territorio y Violencia forman el eje central de un trabajo que, como el hecho de transitar el género, no tiene un punto y final y se convierte en un viaje a ninguna parte, en una deriva construida a golpe de subjetividad. Esta idea se revienta en cada presentación y sigue haciéndose preguntas de forma insaciable, incansablemente, sin pararse en ningún resultado.

Nadie tiene derecho a cuestionar qué o quiénes somos. El debate sobre lo trans es inadmisible.

“Queridas espectadoras:

No quiero contarles nada.

Ni yo misma sé muy bien qué me lleva a salir a escena, a seguir en esto.

Si lo tuviera claro, no haría lo que hago.

Si desean saber algo más, vengan a verme y… ¿hablamos?

Ahora… les dejo, que voy a depilarme con pinzas los pelos blancos que aún siguen saliéndome en la cara».

Celeste

 

Como la propia identidad, Ningún hombre me llevará a la cumbre se cuestiona permanentemente y, “a pesar de los resultados”, sigue preguntándose en cada espacio de representación. Nos vamos acercando… ¿Adónde? ¿A quién? ¿A qué?

¡Let’s go, baby!

Ficha artística

Autora, directora e intérprete: CELESTE
Arreglo musical: Chemi Ferreiro
Diseño de luces: Baltasar Patiño

GALERÍA

PRENSA

‘Ningún hombre me llevará a la cumbre’, según Celeste González (ALFONSO BECERRA. ARTEZBLAI – 22-3-2021)
Coincido con lo que parece decirnos el título de la última pieza de Celeste González: Ningún hombre me llevará a la cumbre y añado: ninguna mujer tampoco. El binomio hombre/mujer y el rol que cada cual implica nunca nos van a llevar a la cumbre. Si entendemos cumbre como metáfora de plenitud, felicidad… La razón es bien simple: los roles de género (comportamientos en relación), aprendidos desde nuestra más tierna infancia (como se suele decir), nos condicionan y limitan nuestras posibilidades imaginarias y fácticas. Sí, incluso nuestra imaginación se puede ver coartada por las restricciones de género.
http://www.artezblai.com/artezblai/ningun-hombre-me-llevara-a-la-cumbre-segun-celeste-gonzalez.html

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?