Siri, de Teresa Rivera

Paloma me pide que escriba sobre la residencia artística que estoy realizando en el Teatro del Barrio. SIRI se llama la obra que estoy ensayando, creando, pensando y deseando.

Ir al Teatro del Barrio a crear y ensayar es una sensación que ya he experimentado durante años y por ello da una seguridad muy importante a la hora de abordar un proceso creativo.

Es casa, hay salas alternativas que siento casa y el Teatro del Barrio es una de ellas. Qué suerte tengo, pienso mientras escribo esto.

Ensayar SIRI está siendo un proceso diferente ya que estoy ensayando sola. Es la primera vez que voy a una sala de ensayo y la mayoría de las veces estoy sola y a la vez no estoy sola. La precariedad laboral en la que nos encontramos hace que el juntarse en una sala de ensayo donde no hay retribución económica sea difícil. Este hecho no me ha impedido seguir con el deseo de crear SIRI y tener colaboradoras creadoras. Rakel Camacho, Elisa Sanz, Julia Monje, Noelia Tejerina, David Martinez me acompañan, me miran, me ayudan y sostienen.

Voy andando a ensayar y ese camino es un ritual ya para mí. En ese camino pienso y organizo mentalmente lo que quiero hacer en esas horas. A veces voy sin ganas, a veces no sé qué hacer, a veces voy alegre y siempre, siempre salgo mejor de la sala de ensayo, siempre salgo mejor de cómo entré.

La sensación de ensayar, la sensación de probar, de repetir, de errar, de bloqueo, de no saber, de reír. Ensayar y ensayar, estaría ensayando toda mi vida…pero creo que no se puede.

Ay Paloma, no sé si estoy escribiendo lo que quieres que escriba, bueno sigo.

¿Qué es SIRI? ¿De qué va SIRI?

SIRI es una celebración y es a la vez una despedida. SIRI es la tercera obra de teatro en la que estoy sola en el escenario. A esto lo llaman monólogos o solos. Pues es el tercer solo que hago en mi vida y creo, porque yo dudo mucho, que es el fin de una etapa de monólogos. Así que SIRI va a tener cositas de las otras obras como por ejemplo las batas de cola. Esas batas de cola que siempre me han acompañado. Y quiero celebrar, celebrar el cuerpo, el cuerpo físico, el cuerpo imaginario, el cuerpo que no está.

SIRI es una despedida para esperar y celebrar todo lo que queda por vivir.

Me ha salido una carta o algo parecido a una carta.

Me parece bien.

SIRI también podría haber sido una carta, pero el escenario es tan hermoso que me resisto a estar sin él.

GALERÍA

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *