TALLER DE CLOWN «EL PLACER TRÁGICO DEL CLOWN» CON GABRIEL CHAMÉ

Espectáculo pasado

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Sinopsis

La búsqueda del Clown Perdido.
En el curso "intensivo" de clown se intentara superar el miedo al ridículo y así descubrir el propio clown. EI clown es esa parte de cada uno, (el propio ridículo) que hace reír y emocionar a los demás. Para conseguir este objetivo, es necesario abandonarse, auténtica y generosamente.
Querer hacer reír a una audiencia, esperar con júbilo su reacción, y tomar conciencia de que nadie se ríe. Ahí está el ridículo! Una buena experiencia para nuestra dignidad, un verdadero y molesto sentimiento. Ignorarlo, esconderlo, no servirá de nada, es evidente, y es una de las primeras experiencias para quien quiere hacer reír. El clown sin saber, sin comprender, cree en todo e intenta hacer todo bien, de un modo tan extremadamente positivo, que queda fuera de la sociedad. Un antihéroe que reencuentra la inocencia, la simplicidad, y una conciencia madura de la infancia.
El curso de clown permite reencontrar esta esencia y ante todo divertirse.

 

El actor Clown.
El clown trabaja con la materia prima que alimenta la actuación: libertad de juego, imaginación en el cuerpo y poesía. Es un actor instrumental que, conociendo sus posibilidades, opera sobre la escena con su propio universo, percibiendo la esencia de los personajes que interpreta. Así Shakespeare, Moliere, Chejov, Becket..., serán enriquecidos gracias a la irreverente falta de solemnidad del clown.

Puntos de trabajo.
•    Búsqueda del traje
•    La proyección, impulso físico y psíquico
•    Miedo al vacío - Vulnerabilidad - Estados y pasiones
•    Positividad extrema
•    Calma y complicidad
•    Transposición poética
•    Necesidad trágica del clown
•    Escritura
•    La práctica de la improvisación constante

“ Hay varias categorías de personas a las que no se les recomienda el ingreso a este curso, entre ellas: a los enfermos de solemnidad, a los serios patológicos, a los vanidosos poseedores de toda sabiduría del mundo, a los adultos recalcitrantes, a los amargos críticos, y a los hipercríticos abrumados por el peso de su inteligencia. Si alguna de estas personas llega al curso de clown, es probable que se sentirá, o muy incomodo, o muy a gusto, ya que nos destartalaremos de risa con ellos. Por eso, para disfrutar del curso es necesario armarse de una gran dosis de profunda tontería, de recuperar la espontaneidad, de ser capaz de liberarse de las cicatrices de la madurez. La cuestión es clasificar menos y disfrutar más. ”

Gabriel Chamé Buendia

GALERÍA

PRENSA

3 comentarios

  1. Hola Peio:

    Me temo que está página es antigua. Este curso fue hace bastante tiempo.

    SALUDOS

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *