VALIENTES – Propaganda para la escena

Espectáculo pasado

Si deseas contratar este espectáculo escribe a produccion@teatrodelbarrio.com, o llama al teléfono 91 084 36 92.

Ficha artística

Una propuesta de TERRORISMO DE AUTOR.
Con CLAUDIA FACI y ANTONIO RUIZ.

Iluminación: ANTOINE FORGERON.
Equipo técnico: ANTOINE FORGERON, MARTA BLANCO, CARMEN MENAGER y DAVID BENITO.
Una producción de TERRORISMO DE AUTOR y TEATRO PRADILLO
Con la ayuda a la creación de CENTRO DE ARTE 2 DE MAYO y LA CASA ENCENDIDA
Proyecto integrante del programa ARTISTAS EN RESIDENCIA 2015
Proyecto en residencia en TEATRO PRADILLO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Sinopsis

Partiendo de la apropiación de una conferencia TED, la creadora CLAUDIA FACI propone al espectador un recorrido por la dramaturgia oficial en la que estamos inscritos, aquella que estructura nuestras formas de pensar, desear y habitar el mundo. Sin embargo, el término dramaturgia también está preñado de posibilidades transformadoras, aquellas que se abren a lo real y lo social. Y es justamente eso lo que hará saltar por los aires el andamiaje del dispositivo TED: lo real y lo social asaltando la escena y dinamitando la sofisticación de la dramaturgia de la certeza. ¿Cómo? Cagándola a conciencia. Es decir: desertando el público, desertando la presencia escénica, desertando la imagen inflada hasta el paroxismo y su supremacía… en definitiva, regresando al cuerpo sensible y a lo que late por debajo de éste. Detectada la lógica del sistema, sólo queda apagarla y destruirla en nuestros corazones. ¿Y las nuevas palabras? ¿Y las nuevas ideas? Esas llegarán cuando el corazón esté preparado.

Y es precisamente alguien que ha desertado de la lógica del sistema quien toma la palabra a continuación. ANTONIO RUIZ, un hombre que ha logrado hacerse un corazón nuevo después de atravesar la experiencia de la psicosis y de la estigmatización social. El rostro y la voz de Antonio confrontan con el espectador a través del dolor y la valentía de su experiencia vital, golpeando las defensas del público con la violencia, lucidez, ternura y sinrazón de un auténtico desertor.

El resto del trabajo ha de hacerlo el espectador. En la sala y al salir de ella…

GALERÍA

PRENSA

1 comentario

  1. Me parece pésima la obra , de muy mal gusto. Aburrida y sin sentido. No entendí nada y no venían a cuento ciertas escenas. Para gusto los colores. A mi no me gustó nada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *